31 de enero de 2018

Descubre el origen del Día del Mago

Desde 1953, cada 31 de enero se celebra el Día del Mago, y te preguntarás el motivo de definir este día como el de referencia para todos los ilusionistas.
Tal día como hoy en 1888 fallecía el sacerdote italiano, Giovani Bosco. Conocido como San Juan Bosco, tras ser canonizado en 1934, este santo se convirtió en el patrono de todos los magos ya que a lo largo de su vida se dedicaba a educar a los chicos más necesitados utilizando juegos de magia.
Don Bosco aprendió durante su niñez y juventud a hacer trucos de magia por necesidad, buscando una forma de entretenerse. Algunas fuentes cuentan que acudía a la feria de Castelnuovo, su pueblo, para ver a los magos y así aprendía muchos de los juegos que hacían. Cuando comenzó a estudiar para sacerdote, se volvió en una sensación en la zona ya que lograba predicar la palabra de Dios a todos los niños a través de la magia y los malabares.

Su vida la dedicó a las personas más necesitadas, llegando a fundar dos Congregaciones y una Orden Tercera que en la actualidad sigue activa. Finalmente, falleció el 31 de enero de 1888 en Turín y en 1934 fue canonizado confiriéndole el título de “Padre, Maestro y Amigo de los Jóvenes”.
San Juan Bosco fue el único sacerdote aficionado a la magia, al menos que se conozca, pero él pudo ver lo que todos los magos e ilusionistas testifican cada día y es la magia de la ilusión. Dejando de un lado las creencias religiosas y espirituales, hay una cosa en común entre todos los que celebramos el Día de los Magos y es lograr ilusionar y hacer creer que los sueños son posibles y que nada es imposible.
¡Feliz día del mago!

ENTRADAS